Inicio > Leyes Judías > Para saber y conocer sobre las Halajot: La Teshuba (el arrepentimiento)

Para saber y conocer sobre las Halajot: La Teshuba (el arrepentimiento)

Bs”d

Generación Judía reproduce el comentario sobre el estudio de halajot (leyes judías) del día 16 de agosto realizado por la propuesta Halacha Yomit (e-mail: info@HalachaYomit.co.il), en el día de hoy la explicación sobre la Teshuba (el retorno a la raíces judías), el arrepentimiento. A continuación la respuesta:

PARA EL ÉXITO Y PROSPERIDAD DE JACK BEN HARAB YOM TOB YEDID Y FLIA. NEW YORK

(23/08/2012) El mes de Elul es el mes de la misericordia y las súplicas -selihot- ante el Eterno, por ello, es preciso que cada hombre y mujer judíos inspeccionen su proceder en estos días y así rectifiquen su proceder -Teshuba-. Y así cuando nos presentemos ante el Eterno para que juzgue nuestros actos el día de Rosh Hashana lo haga con piedad y nos inscriba en los libros de un buen año. Y ningún ser humano cabal debe posponer su Teshuba, como escribe el Mesilat Yesharim, pues solamente dilatan su Teshuba las personas ignorantes.

Y escribe nuestro maestro Rabí Ovadiá Yosef, Shlit”a, en nombre del Ari z”l, que durante estos días es preciso concentrarse especialmente en la bendición de -la shemoná esre- “hashibenu”, haznos retornar, y rogar por aquellos que aún no han tornado en Teshuba, especialmente si se trata de pariente, ya que estos días son propicios pues la diestra del Eterno se halla tendida hacia las personas para aceptar su Teshuba.

Escribe Rambam (comenzando las Leyes sobre Teshuba), que por cualquier precepto de la Torá que la persona haya trasgredido, tanto adrede como inconscientemente, al hacer Teshuba debe confesarlo verbalmente (o sea debe decir he pecado, he hecho tal y tal cosa y me arrepiento) ante el Eterno, pues así está escrito: Hombre o mujer que cometa alguno de los pecados que hace el hombre.. Y confesará la trasgresión que ha cometido (Bemidbar 5); o sea que de este versículo se infiere que la confesión que el hombre realiza es en sí misma un precepto de la Torá.

¿Cómo se procede para esta confesión? Debe decir: Oh D-os, he pecado, he realizado tal y tal trasgresión y me arrepiento y asumo no volver a cometerla (se debe incluir el compromiso de no volver a reincidir en dicha trasgresión). Esto es esencialmente el precepto de la confesión a que hace Ramba”m referencia, sin embargo todo aquello que pueda agregar en función de especificar su pecado y su Teshuba, será digno de elogio.

Y así se procedía en épocas del sagrado Templo cuando se ofrecían los sacrificios para expiar los distintos tipos de pecados, se acompañaba el sacrificio animal con la confesión verbal, pues si la persona no realiza Teshuba, ningún tipo de sacrificio puede hacerle expiar sus pecados. Concluimos que la confesión es una de las condiciones de la Teshuba sin la cual la misma no se ve totalmente cumplida.

En la actualidad, que no disponemos del Templo y sus sacrificios para expiar nuestros pecados, la Teshuba ocupa este lugar, y si la persona realiza una Teshuba absoluta, sus pecados no serán tenidos en cuenta el día en que se lo juzgue.

Otra de las condiciones básicas de la Teshuba es asumir que ya no se reincidirá en el pecado cometido. Si hubiese trasgredido alguna prohibición de la Torá, por ej. si profanó el Shabbat o comió alimentos sin revisarlo de sus gusanos, o la mujer que vistió en forma poco recatada, debe asumir rectificar sus trasgresiones y no volver a cometerlas. Lo mismo aplica para las personas que dejaron de cumplir algún precepto positivo, por ej. si no realizaba Kiddush el día de Shabbat, o no respetaba a sus padres debidamente, debe asimismo corregir su proceder y asumir definitivamente no volver a actuar de dicha forma. Sin embargo la persona que decide pecar considerando que al realizar Teshuba sus pecados serán perdonados, no le facilitará la posibilidad de realizar Teshuba.

Asimismo, la persona debe arrepentirse auténticamente de sus pecados y comprender el mal que con su trasgresión acarrea, así como el haber hecho enojar al Eterno que tantos bienes le conceden al hombre. Si no se arrepiente de sus pecados, aún cuando confiese los mismos y asuma no volver a realizarlos, no le serán disculpados.

Concluimos de todo lo anterior que el precepto de la Teshubá consta de tres premisas básicas, confesar el pecado, asumir no volver a realizarlo y arrepentirse sentidamente del mismo, de esta forma se cumple de manera cabal el precepto de la Teshuba se convierte en un ser amado por el Eterno, como afirma Rabí Akivá (Yoma 85ª) Dichoso Israel! Ante

Quien es purificáis y Quien os purifica? Vuestro padre celestial. Como está escrito: Mikve Israel es el Eterno, así como la Mikve -baño ritual- purifica a los impuros, el Eterno purifica a Su pueblo Israel.

————————————————————————————————————

Revista Generación J / 2005 – 2012 

Copyright 2012 – Revista Generación Judia – Todos los derechos están reservados para quienes quieran difundirlos… solo con la mención de su fuente, origen y link. Se permite le difusión de esta noticia, citando su fuente original.  

Comentarios: info@generacionjudia.com.ar

Seguimos en Twitter: @GeneracionJudia 

Súmate a nuestro Facebook: http://www.facebook.com/generacionjudia o bien ingrese a nuestro Grupo “Generación Judía Comunidad”  http://www.facebook.com/groups/generacionj/

Página Web:   http://www.generacionjudia.com.ar

BLOG: http://www.generacionj.blogspot.com.ar

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: